viernes, 4 de mayo de 2007

RELATOS DE UN VIAJERO: UN PASEO POR LA SIDRA ASTURIANA

Desde ahora ustedes pueden ser parte de Espacio Viajero, enviando los Relatos de sus viajes para compartirlo con todos ustedes. El primero es del buen amigo José Roversi, un venezolano que disfruta ahora mismo en tierras españolas. Sin más preámbulo aquí les va el primer relato:
En Asturias se viene bebiendo sidra, producto derivado de la manzana, desde antes de la era cristiana. Eso es mucho tiempo bebiendo. A través de los siglos, en el territorio asturiano se instalaron celtas, latinos, galos, árabes, bereberes y magrebíes, cada quien aportando un poco de su cultura, pero la sidra ha permanecido hasta hoy como el mayor símbolo de identidad, atracción turística y sello característico de los asturianos en el mundo entero.

En el imaginario popular y desde tiempos remotos “El Manzano” ha representado la ciencia y el conocimiento. Todos nuestros amigos viajeros recordarán el polémico incidente de Eva, mejor amiga y única interlocutora de Adán durante mucho tiempo, que encontró en uno de estos árboles una serpiente tentadora que nos creo un serio problema a todos.

Los celtas consideraban al manzano como el árbol del amor y a la manzana como la fruta de la suerte. La tradición de este mítico pueblo, ancestro de los asturianos de hoy, relata como el dios Lug hizo entrega a los hijos de Tuirean de tres manzanas que procedían de las huertas de las Hespérides, como preciado regalo por haber dado muerte a Cian.

Si cortamos una manzana por su ecuador, descubriremos la estrella de cinco puntas donde se alojan las semillas. La estrella de cinco puntas, también llamada pentángulo, que ya se muestra en la flor rosada de cinco pétalos, es el símbolo del hombre: a los cuatro elementos se añade como quinto el espíritu, que eleva al hombre por encima de la naturaleza. Por otra parte, si cortamos la manzana en vertical, observaremos la forma del sexo femenino, la vulva madre, tan representada en las iglesias medievales asturianas. El paraíso, entonces, para los antiguos celtas, era un lugar hermoso, lleno de mujeres encantadoras y sobre todo, de mucha, mucha sidra para beber.
La sidra, como tal, también aparece en los documentos medievales. Allá por el año 780, cuando se funda el monasterio de Oubona, aparece la obligación de dar a los siervos SICERE SI POTEST ESSE, Sidra, de ser posible. La importancia de la sidra llegó a ser tal durante el medioevo como el cacao y el café en tierras venezolanas siglos después, es decir, se usaba como valor de cambio, como dinero.

Ahora bien, en América bebemos una sidra espumante, champañizada, muy diferente a la sidra natural, fermentada, que se bebía en Asturias. Esta variante fue obra de los asturianos emigrados a tierras lejanas, a tierras de gracia. Es tal la popularidad de esta sidra champañizada en regiones de España diferentes de Asturias que, como nosotros los latinoamericanos, poco o nada saben de la otra.

La aparición de la botella de sidra es símbolo de industrialización. Ya a principios del siglo XIX se instaló en Gijón, concretamente en El Natahoyu -el primer barrio obrero de la villa- un horno destinado a fabricar botellas para sidra.

Un dato curioso: Los moralistas y puritanos, que siempre los ha habido y siempre los habrá, culparon a la sidra del deterioro y relajamiento de las costumbres, especie de líquido pervertidor de la población. Ante esta posición reaccionó el más célebre de los asturianos, el sabio Jovellanos, quien apuntó con agudeza...
“SI EL PUEBLO HA DE BEBER VINO MALO, CARO Y TRAIDO DE FUERA, ¿NO ES MEJOR QUE TENGA UN LICOR PROPIO, MAS SANO Y MAS BARATO, CON QUE EMBORRACHARSE?”

A partir de mediados de los años setenta, desaparecido el abstemio y moralista caudillo de España, la sociedad asturiana floreció alegremente, una nueva era nacía y, para terminar de armar la fiesta, se caminó hacia el futuro con una sonrisa en los labios y un vaso de sidra en la mano.

Hasta la próxima y un FRATERNAL SALUDO VIAJERO. José.

1 comentario:

corinne dijo...

Amigos viajeros,

Mi marido y yo acabamos de volver de Bélgica. Qué pasada. Vayan todos para allá en cuanto puedan.

Sale bastante barato, los mejillones están de muerte y ahora con las ofertas de Brussels Airlines estás allí en un momento!!

Recomendado!!

Saludos viajeros, besos viajantes