jueves, 19 de abril de 2007

SABAH: PARAÍSO DEL ECOTURISMO EXTREMO EN MALASIA


Selamat Datang” a la bella tierra de Malasia, el lugar donde se conjuga las construcciones modernas con las antiguas, donde conviven en paz las grandes religiones, y donde la naturaleza se convierte en escenario ideal para la realización de las más extremas actividades, que se entienden muy bien con los ecosistemas. Con motivo de celebrarse el Día de la Tierra haremos nuestra primera parada en Sabah, el paraíso exótico del Reino Malayo.

Sabah es la punta noreste de la Isla de Borneo, bañada por las azules aguas del Mar de China Meridional. Su capital es la ciudad de Kota Kinabalu, que se encuentra a dos horas de vuelo de Kuala Lumpur (capital de Malasia). Esta urbe fue levantada de la total destrucción que sufrió como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, por eso es fácil comprender porque hoy en día solo se pueden observar modernas instalaciones como hoteles y centros comerciales.

Para comenzar la travesía por esta región de Malasia, es necesario tomar un carro desde la ciudad y conducir por dos horas y media para llegar al Parque Kinabalu, donde se encuentra la montaña más alta de Sabah, ideal para el trekking y la escalada. Desde su cima a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, podrá contemplar todo el bosque, y en su recorrido posiblemente se tope con la flor más grande del planeta: La Rafflesia.

Los ríos Padas y Kiulu son los escenarios perfectos para la práctica del rafting, descendiendo por esas aguas rápidas que lo llevará por escenarios naturales fascinantes.

A ciento sesenta y cinco millas náuticas al noroeste de la capital de Sabah, se encuentra el lugar ideal para los amantes del submarinismo, el atolón Layang – Layang. Este abismo de más de dos mil metros de profundidad le permite a los buzos profesionales, y los que no lo somos tanto, disfrutar de diversas especies endémicas de corales, así como de un amplio mundo de la fauna marina que va desde tortugas, hasta los siempre temidos tiburones.

Pero Sabah es más que escenarios perfectos para los amantes de lo extremo, ya que en ella también podrán encontrar un espacio perfecto para los ecoturistas, como lo son el centro de rehabilitación de orangutanes más grande del mundo, a solo veinte minutos de la capital; para poder ver en libertad a estos simpáticos animales; y las Islas Selingan, Bakungan Kecil y Gulisan, que son santuarios de las tortugas marinas.

Una forma de agradecer al pueblo malayo por todas las bondades disfrutas en esta hermosa región de Malasia, de sus cristalinas playas, y de una calidad de servicio acorde a lo buscado por los viajeros, es descubriendo la cultura de las más de treinta etnias que viven en estas tierras. Ellos ofrecen en el Tamu (especie de mercado), lo mejor de sus productos agrícolas, así como artesanías, fotografías, e incluso búfalos, donde deberás pensarlo dos veces antes de comprar una para traerlo a casa.

Agradecimiento a la Embajada de Malasia en Venezuela y Tourism Malaysia.