martes, 10 de abril de 2007

HUELLAS DE VILLA DE LEYVA


¿Recuerdas?... Aun veo aquel lugar
esas calles empedradas,
la brisa bajando por la plaza central,
el sabor del arequipe que envuelve
los más sabrosos albaricoques,
ese café fuerte que calienta las manos
mientras se toma la taza con fuerza,
son escenas, son momentos
de aquella tierra de Leyva.

El olor a Nueva Granada
mezclada con las imágenes
de las vacas pastando en la grama
verde marca presente
en ese pueblo de plaza central
las más grande que se puede encontrar.

De noche el frío baja de las montañas
haciendo que las estrellas se escondan
debajo de la alcoba
para alumbrar el sueño
que te cobija en la tierra de Leyva.

Al amanecer el frío se queda
el sabor toca la puerta
con olor a café, a tierra fresca
sabor a nostalgia con una gota
de la chicha de maíz fermentada.

El día se hace corto
de tanto recorrer la tierra de portales
plaza central, cautivadora de la cámara
la que toma la imagen instantánea
para no olvidar la morada
de un pueblo encantador
donde el amor tiene sabor
y tiene tinta multicolor.

Hasta pronto Villa de Leyva
habrá un nuevo regreso
para caminar por las piedras
para ver los ancestros
de un mundo milenario
y volver a probar el fuerte licor
que calienta el corazón
cuando te dicen con pasión
que eres bienvenido
a la plaza mayor de la Granada
donde el amor se asoma
a cualquiera de sus ventanas.

Edy Fernandes.

Un viaje no planeado, que dejo su marca infinita…

Nota: Villa de Leyva, es una pintoresca población del Departamento de Boyaca, Colombia, la cual fue fundada por Andrés Venero de Leyva en 1572. Allí se acento la primera capital del Nuevo Reino de Granada. Es una de las plazas mayores más imponentes de Colombia y América. Sus calles están completamente empedradas.

Lo más hermoso es disfrutar la tarde sentado en un café en la plaza mayor mientras se disfruta de un escenario que lo hace viajar en el tiempo.

Es impactante visitar el Museo de Paleontología, donde se puede ver fósiles que testimonian como fue esa tierra antes de la edad de hielo.

Comer es un placer en una tierra donde los dulces y el café son su mayor placer. Los dulces de arequipe son fuera de serie.