lunes, 28 de mayo de 2007

PARA TODA MI VENEZUELA

En estas horas donde son muchos los que piden su espacio, otros que celebran el suyo, creo que es hora de que veamos que Venezuela es grande y que hay lugar para todos, para que aquella paz y libertad que ha caracterizado a esta tierra desde su lucha en tiempos pasados, vuelva a latir en sus calles, en sus pueblos, en esa bella genta a la que tan bien conozco, por esta tierra que es única y bendita, aquí les dedico estas líneas que escribi hace muchos años atrás, que nos recuerda que todos somos amarillo azul y rojo.



Del fuego y el aíre nació un astro
Del cual baja el brillante amarillo
Que ilumina el camino de la libertad,
Que despierta la fuerza del que ama
Con locura a esta tierra perfecta,
De la cual sus aguas marinas y oceánicas
Acompañadas de los ríos y quebradas
Abren del cielo de par en par,
Para que los azules se mezclen
Hasta llegar al tono de mar y zafiro
Ese mar y zafiro
En la cual se podrá navegar,
Para buscar lo que mueve la pasión
De hombres y mujeres
Que representan el hierro y las flores,
Quienes juntos hacen llegar
Los más frondosos frutos
Los que alimentan el futuro seguro,
Que se mueve con el latir
Con el latir de un corazón,
Corazón que mueve la roja escarlata
Que circula por toda la patria
Que vive que sueña libre,
Ese rojo que acompaña el azul
Y más arriba brilla de amarillo
Por ese sol que esta vivo
Y que al quedarse dormido
Hace que se busque el camino divino,
Ese que hace llegar
Hasta el más infinito cielo
Donde se alcanzan la cima de las estrellas,
Esas estrellas que al ver esos tres rayos
Entrelazarse en un mismo ondeo
Siete de ellas deciden bajar
Para hacer aun más brillar
Los tres colores de la bella Venezuela
Que es de todos, que es libre
De aquella Venezuela en la cual nací
Para vivir feliz toda la vida.

1 comentario:

JJ - dijo...

Realmente una frescas letras para animarnos a seguir, para recordarnos que venezuela es una y de todos...

Un abrazo por la emoción que me produjo tu escrito.

Cariños!!!