sábado, 28 de julio de 2007

LOS CASTILLOS DE GUAYANA: DONDE SE VIVE LA LEYENDA DEL DORADO

Cuan hermoso atardecer es el que se puede ver desde la cima de los Fortines de Guayana, aquellos que fueron construidos en los siglos XVII y XVIII para defender a Santo Tomé de Guayana de los piratas que estaban en búsqueda de El Dorado.

Estos dos fortines, conocidos con el nombre de los Castillos de Guayana se encuentran ubicados a escasos minutos de la población de Piacoa en el Estado Delta Amacuro, a 30 km. de la moderna Ciudad Guayana. El primero de ellos lleva por nombre Castillo de San Francisco de Asís, construido entre los años de 1678 y 1684, a las orillas del Río Orinoco. Su construcción fue ordenada por el entonces gobernador de esta Provincia, el Capitán Tiburcio de Axpe y Zuñiga, con el fin de proteger una de las zonas más estratégicas del Orinoco como le es su parte más estrecha.

El segundo, el Castillo El Padrastro ó San Diego, fue construido a partir del año 1747, con la misión de proteger al otro fortín, ya que este se encuentra ubicado en el punto más alto de la zona. Hoy es un hermoso museo que muestra lo mejor de la Venezuela colonial y la época independentista, además de un hermoso escenario para observar al inmenso Orinoco.

Estos maravillosos fortines hablan de lo que fue la arquitectura militar de aquella época, pero además se convierten en el lugar ideal para contemplar al final de la tarde al sol ocultarse entre las aguas del Orinoco, donde el intenso amarillo se hace sentir en las inquietantes aguas, mostrándose así en toda su plenitud aquel Dorado tan buscado por piratas y conquistadores.
Fotografías: www.mipunto.com

1 comentario:

JOSE dijo...

Saludos!

Interesante la historia de los fortines, siempre me ha llamado la atención las historia que tienen.